domingo, 3 de diciembre de 2006

Consejos para pintar su casa!


Es conveniente saber qué clase de pintura hay que comprar. En realidad, sólo hay dos opciones válidas para pintar techos y paredes, al agua o al aceite, para las que se ofrecen distintas calidades de brillo, textura y cubrición.

El acabado más práctico es la emulsión satinada, menos propensa a mostrar huellas. Las pinturas antigoteo tixotrópicas cubren con una sola mano.

En cuanto a las pinturas al aceite proporcionan un acabado sólido y de gran duración. Estas pinturas se usan preferentemente para los techos de baños y cocinas.

No obstante, antes de aplicar la pintura final, sea en una mano o en los, es conveniente usar primero una base de imprimación, una pintura relativamente barata, que borra los restos de color que hubiera debajo y cubre las imperfecciones menores. Si se requiere pintar el techo en poco tiempo, se puede elegir un tapaporos de secado rápido para acabar con una mano de pintura al agua.

Disponemos, pues, ya de la pintura y vamos a empezar la tarea. En primer lugar, una precaución necesaria, es cubrir bien los muebles, el suelo y las cortinas, no fuese que estropeásemos ahora lo que tan bien luce. A continuación, se debe preparar una plataforma de trabajo para poder abarcar la máxima superficie sin cambiar de posición.

Después, hay que limpiar y preparar las superficies que vayan a renovarse, tapando cuidadosamente las grietas, rascando el material suelto de la grieta con una rasqueta o bien con una espátula. Los bordes más grandes de las grietas deben recortarse para que la masilla penetre bien. Se humedece entonces la grieta con una brocha y se va metiendo la masilla poco a poco con la espátula. Primero se pasa la hoja de la espátula a través de la grieta para introducir la masilla y después a lo largo para alisarla. Es conveniente que la masilla sobresalga para así poder ruralmente nivelarla lijándola.

Si lo que quiere es un estucado para el techo, use una brocha de 15 centímetros, no sobrecargándola de pintura, pues estropea los pelos de la brocha al secarse la pintura en las raíces. Lo mejor es aplicar una capa uniforme por pequeñas superficies, en trazos verticales, extendiéndola luego en ángulos rectos, cargando con frecuencia la brocha e igualando a continuación con la brocha sin cargar.
Para un estucado más espeso, use un rodillo tipo nido de abeja, cargándolo generosamente y con uniformidad, ejerciendo una presión mínima, y aplicando una capa gruesa sobre una superficie de, por ejemplo, 20x30 cms. No hay que estirar mucho la pintura. Mejor es recargar y seguir en otra superficie igual. Una vez cubierto medio metro cuadrado, es necesario repasarlo con el rodillo sin cargar y en el mismo sentido para obtener un estucado uniforme.
Se empieza a trabajar por la esquina más próxima a la ventana, pintando cuidadosamente los bordes con un pincel. A partir de los bordes, aún frescos, vaya haciendo franjas, alejándose de la luz. Tanto si usa brocha como rodillo, aplique siempre nueva pintura justo a la altura de la aplicación anterior, uniendo para igualar.

Para las paredes, lo mejor es pintarlas con un estucado suave, sin partículas rugosas con las que arañarse. Además, como el polvo no se incrusta, con una simple esponja mantendrá siempre limpia la pared. Hay que usar las mismas precauciones que se han tenido en cuenta para pintar el techo, preparando primero las superficies a pintar. A continuación debe mezclarse el producto a usar, sin diluirlo.

Como anteriormente se ha hecho con el techo, hay que usar primero un pincel para pintar los bordes, empezando por una esquina superior de la habitación. Se carga el rodillo de forma generosa y uniformemente y se aplica sin presionar demasiado y sin estirar la pintura.

Lo mejor es trabajar por pequeñas superficies (aproximadamente unos 30 x 30 centímetros), cruzando las pasadas y terminando siempre en el mismo sentido. Para cada parte a cubrir hay que recargar el rodillo. Y para el acabado se pasa ligeramente el rodillo sin cargar sobre toda la superficie y siempre en el mismo sentido.
Debe acabar siempre toda una pared sin interrupción ya que, de lo contrario, se notaría un cambio de tonalidad entre las distintas secciones pintadas.

1 comentario:

Edinson Francia dijo...

Me parecio escelente articulo ya que recomienda todo lo que se tiene que saber sobre el pintado de pared.